El informe de transporte aboga por la opción sur de la A-43

El estudio apostará también por «la duplicación de la calzada» en la autovía Toledo-Ciudad Real y subraya la ubicación de la provincia como eje central del país

La construcción de la A-43 por la opción sur, la de Puertollano y Almadén, es la alternativa por la que se decanta el informe sobre infraestructuras de transporte que verá la luz próximamente. Es una de las principales conclusiones de este estudio que está elaborando la Escuela Superior de Ingenieros de Caminos a instancias de la Cámara de Comercio, institución que ayer organizó el I Foro de Infraestructuras de Transporte en la provincia de Ciudad Real y en el que se puso de relieve la posición privilegiada desde el punto de vista geográfico que ocupa Ciudad Real como núcleo central entre el eje este- oeste, de Portugal a Valencia, y el norte-sur, de Francia a Algeciras. Así lo puso indicó la directora de la Escuela Superior de Caminos de Ciudad Real, Ana Rivas, durante un foro al que asistieron representantes de la Junta, la Diputación y ayuntamientos, así como técnicos y estudiantes de Caminos.

En el encuentro se señaló la opción sur de la conexión hacia Extremadura como «la más viable» a tenor de los datos que ofrece el análisis económico, los costes y beneficios, y el análisis social de la A-43, una autovía por la que, quince años después, sigue habiendo debate sobre su opción más idónea.

«Puertollano se consolidaría como un núcleo fundamental y aunque necesitaría para conseguir realmente el potencial económico que buscamos de un nodo logístico del que ya se viene hablando y cuya ubicación adecuada sería en Alcázar de San Juan», dijo Rivas para agregar que los aspectos analizados en cuanto a accesibilidad poblacional ponen de relieve que la incidencia de dicho eje se extendería a municipios como Tomelloso o Manzanares y que esta opción también sería buena por las mercancias que exporta la provincia, «productos alimentarios y petróleos y derivados».

La A-43 es una de las tres vías de alta capacidad sobre las que pone el foco en su estudio la Escuela de Caminos. Las otras dos son la autovía Toledo-Ciudad Real y la de Puertollano-Córdoba, autovías que llevan pendientes «desde 2010 o antes».

Respecto a la autovía Toledo-Ciudad Real, Rivas recordó los ya sabidos problemas medioambientales que genera y a la necesidad de plantear soluciones, por lo que «el trazado propuesto es la duplicación de la calzada», dijo en relación a una vía que no tendría tantos beneficios económicos y sociales como la A-43, pero que sí redundaría en una disminución de los tiempos de viaje y de la accidentalidad. En relación a la tercera vía, prácticamente ya descartada y que sólo se entendía como continuidad de la autovía Toledo-Ciudad Real, reconoció su menor incidencia socioeconómica.

El foro también contó con la ponencia del director general de Carreteras de la Junta, David Merino, quien puso tres corredores como ejemplo de la incidencia que tienen las infraestructuras en la economía de la tierra: el corredor de Henares, el de La Sagra y a la autovía de los Viñedos. Para Merino, con independencia de las infraestructuras que están ‘en el tejado’ del Estado, como la A-43 o el tramo de Toledo-Ciudad Real que corresponde al Ministerio, la región cuenta con «una oferta de carreteras suficiente» y por ello basó gran parte de su ponencia en ‘mirar por el retrovisor’ en relación a las infraestructuras por carretera que se han impulsado en los últimos años en la región, teniendo en cuenta también que «los recursos económicos existentes son los que son» y que la sanidad y la educación figuran como las grandes prioridades del Ejecutivo regional.

Además, detalló que el 96% de la red de carreteras de la comunidad tiene una demanda «por debajo de los 10.000 vehículos al día» y que «no siempre la demanda aconseja esas fuertes inversiones». En lo que detalló que la Administración regional está apostando por la conservación de la red de carreteras existente, ya que el 27% de la relativa a la provincia tiene un firme en mal estado, dijo. Para la autovía Toledo-Ciudad Real esbozó la idea de plantear «carriles de aceleración» o la alternativa por Puerto Lápice y su unión con Daimiel.

AVE con Toledo y nudo logístico de Alcázar
El I Foro de Infraestructuras de Transporte realizó un análisis de las dotaciones ferroviarias y de los polígonos industriales. En el primero de los casos, las infraestructuras ferroviarias, Inmaculada Gallego, ingeniera de Caminos, recordó que la provincia cuenta con el eje de la alta velocidad de viajeros que cruza de norte a sur y el eje este-oeste que se corresponde con el ferrocarril convencional. «Creo que es necesario concebir el modo ferroviario considerando por un lado las mercancías y por otro los viajeros y en lo que tiene que ver fundamentalmente con mercancías el concepto de intermodalidad que es vital para nuestra región», dijo en declaraciones a este diario sobre el nudo logístico de Alcázar, subrayado por su Ayuntamiento. En el ámbito de los viajeros, comentó que si bien no es partidaria de conectar por AVE las cinco capitales de provincia de la región, como se planteó en su día, sí por la conexión entre Toledo y Ciudad Real, lo que «potenciaría la actividad turística». Por su parte, Lorenzo Jaro, subdirector de Programación y Evaluación de Inversiones en Adif instó a dejar de hablar del corredor central y referirse al corredor Atlántico, ya que para Europa sólo existe el Mediterráneo y el Atlántico, dijo. En el foro también se abordó la situación de los polígonos.

Más Noticias