A tu paso por Almadén hay muchísimos lugares que no debes dejar de visitar. Unos te sorprenderán por su belleza, otros te encantarán por su ubicación y el entorno que les rodea y otros te dejarán perplejo porque no dejarás de preguntarte cómo es posible lo que estás viendo.

Afortunadamente, si lo deseas, podrás contar con un guía turístico que te explicará la historia y curiosidades de cada uno de ellos.

Casa Academia de Minas

Patrimonio de la Humanidad desde 2012

A mediados del siglo XVIII, las minas de Almadén se encontraban en una lamentable situación, con una mala organización laboral, huelgas, incendios provocados, disturbios y un largo etcétera de altercados que perjudicaban el normal desarrollo del trabajo e impedían la obtención de buenos resultados económicos. Esta situación se debía, en gran medida, al abandono que habían sufrido durante el arriendo a la familia de banqueros alemanes Fúcar (1525-1645) y a los desaciertos y falta de recursos del Estado a partir de entonces.

Añadir al cuaderno

Leer más:

Real Cárcel de Forzados

Patrimonio de la Humanidad desde 2012

Los escritos atestiguan que en 1525 ya estaba en funcionamiento la primera Cárcel de Almadén, una prisión para presos comunes pero sobre todo para presos forzados de la Corona, gitanos y esclavos.

Desde 1559, la falta de mano de obra en las minas de azogue para mantener el volumen de producción necesaria concertada en los arriendos entre la Corona y los Függer comienza a suplirse con reos condenados a trabajos forzados, esclavos comprados por los administradores o enviados allí por sus dueños para su “corrección” y gitanos que eran acusados de ladrones sin haber cometido delito alguno.

Añadir al cuaderno

Leer más:

Hospital de Mineros de San Rafael

Patrimonio de la Humanidad desde 2012

La caída en la producción de las minas de Huancavélica en la segunda mitad del siglo XVIII obligó a las Minas de Almadén a intensificar su producción para abastecer a las colonias americanas. Esto elevó la demanda de mano de obra, principalmente presos forzados, esclavos y trabajadores temporeros venidos de fuera. Este aumento de la producción hizo crecer el número de trabajadores enfermos, lo que, unido a epidemias provocadas por el hacinamiento de los habitantes en las casas de la localidad, trajo consigo una importante pérdida de mano de obra.

Añadir al cuaderno

Leer más: